Translate

miércoles, 8 de marzo de 2017

Impresionantes neumáticos esféricos futuristas creados por Goodyear

neumáticos esféricos Goodyear

Neumáticos esféricos con inteligencia artificial creados por Goodyear

Cuando Goodyear presentó sus neumáticos del futuro en el pasado Salón de Ginebra era imposible no acordarse del Audi R8 que conducía Will Smith en “Yo, Robot”.

¡Por fin se iba a poder hacer realidad nuestro sueño de huir de robots asesinos a toda velocidad!

Bromas a parte, el neumático suponía toda una revolución al permitir una mayor maniobrabilidad y seguridad gracias a su forma esférica.

Una tecnología que unida a los sistemas de conducción autónoma puede realizar maniobras complejas que el diseño actual de los neumáticos no permite y un humano sería incapaz de realizar.

Un año más tarde, Goodyear ha decidido darle una vuelta de tuerca a su neumático del futuro añadiéndole un sistema de inteligencia artificial que le permita sentir las condiciones de la carretera y adaptarse a ellas.

Goodyear Eagle 360 Urban, el neumático esférico

neumáticos esféricos Goodyear

Para ello las nuevas ruedas Goodyear Eagle 360 Urban cuentan, según la marca, con una “piel bionica” capaz de cambiar su dibujo según las condiciones de la carretera.

De esta forma el neumático puede volverse liso si va sobre terreno liso o puede generar un dibujo que ayude a drenar el agua en caso de lluvia. Unas decisiones que toma gracias a su cerebro equipado con Inteligencia Artificial.

También se plantean la posibilidad de crear una red en la que todos los neumáticos sean capaces de compartir los datos que recopilan.

De esta forma los vehículos que los monten serán capaces de hacer desde cosas tan simples como adaptarse a una carretera mojada antes de siquiera pisarla hasta otras más complejas como aprender de la experiencia para mejorar el frenado, la manejabilidad o la eficiencia.

El internet de las cosas llega a los neumáticos.


Además, gracias a su diseño esférico e IA estos neumáticos del futuro son capaces de detectar que parte de la rueda ha sido dañada con un pinchazo, por ejemplo, para evitar que vuelva tocar la presión sobre la superficie hasta que se repare. Algo de lo que pretenden que se encargue el propio neumático.

Fuente: omicrono