Translate

lunes, 30 de enero de 2017

App para controlar finanzas personales desde el teléfono

Asesor financiero
El smartphone graba videos, reserva vuelos y vigila el sueño... y ahora también puede ser un asesor financiero. Las app de este tipo están de moda, pero no está del todo claro qué implica esto para el usuario.

La palabra clave es "fintech", una combinación de "finance" y "technology" en inglés, y que implica exactamente eso: utilizar la tecnología para el mundo de las finanzas. El sector fintech transforma los servicios financieros para el futuro, con procesos digitales, plataformas online y apps. Ofrece servicios que van desde las transferencias a la asesoría completa, ya sea en el smartphone o la PC.

Cringle permite, por ejemplo, transferir dinero de forma sencilla a amigos, Number26 ofrece una cuenta corriente completa en el smartphone, Kantox gestona divisas y cambios de moneda, MyValue reúne en un solo lugar todas las cuentas del usuario y Crosslend ayuda en la búsqueda de crédito.

Los grandes bancos también han entrado en el mundo fintech, ya sea con servicios propios o como socios de nuevas empresas. No es una revolución, porque al fin y al cabo la banca online lleva tiempo funcionando en el smartphone y también es posible comprar a distancia acciones y otros productos financieros.

"Estas aplicaciones no traen algo completamente nuevo", explica Niels Nauhauser, de la asociación de consumidores del estado federado alemán de Baden-Wurtemberg. "Se está inflando todo un poco."

Por el contrario, otros expertos creen que lo nuevo del sector fintech es lo que puede hacer el consumidor, es decir, lo que hay detrás de esta tecnología. "El fintech no implica ofrecer solo servicios y aplicaciones online, se trata de digitalizar todos los procesos en segundo plano", afirma Sven Korschinowski, de la empresa de asesoría y auditoría empresalial KPMG. "De ahí surgen las ventajas".

A ello se suma la transformación del modelo de negocios. "Todo el sector de inversiones está muy ligado tradicionalmente a los productos. El fintech, por el contrario, trata sobre todo de que las personas tengan su propio portfolio individual", explica Andreas Hackethal, profesor de Finanzas en la Universidad Goethe de Fráncfort.

El usuario recibe en la situación ideal exactamente el producto que encaja mejor con su situación financiera y sus preferencias. Además, los servicios fintech pueden ayudar en la vejez a mantener una mayor transparencia y disciplina.

Ventajas a corto plazo

Otras ventajas son más concretas y a corto plazo: más rapidez, sencillez, comodidad y mejores precios, señala Sven Korschinowski. "Quien ofrece el servicio digitalizado ahorra costes y eso debería reflejarse en el precio."

También Niels Nauhauser opina así, porque la existencia de estas empresas aumenta la competencia, sobre todo para los medios de pago. "Hay expectativa de que mejoren los precios y la calidad para el consumidor", señala.

Sin embargo, es más escéptico respecto de la utilidad de estas nuevas funciones en el día a día. "Si combino una app de pago con mi libreta de direcciones, puedo enviar más fácilmente dinero a mis amigos, pero ¿cuán a menudo hacemos realmente eso?"

Ese es el motivo por el que en opinión de Korschinowski, de KPMG, el crecimiento de estas aplicaciones es limitado frente a la banca online, que lo hace a mucho mayor ritmo. "En la inversión de dinero por app las cifras son modestas, o por ejemplo también en los seguros", indica.

Ofrecer transparencia al cliente

Una de las probables causas de la cautela de los usuarios es la protección de datos y la conciencia de lo sensible que es todo lo que se envía y se archiva relacionado con el dinero. Lo fundamental es ofrecerle transparencia al cliente, destaca Andreas Hackethal. "Tiene que entender lo que entrega y a quién cuando activa un servicio".

Como con cualquier otro contrato, hay que leer atentamente las condiciones y cuanto más claras sean, más confiable será a priori la empresa. Finalmente, un teléfono que se transforma en un banco tiene que estar bien protegido, con el sistema operativo y las aplicaciones siempre actualizadas.