Translate

martes, 31 de enero de 2017

Los usuarios aún no son conscientes de la importancia de las contraseñas


El mayor uso que hacemos actualmente de las nuevas tecnologías y de los servicios online ha incrementado considerablemente el número de contraseñas que usamos. Sin embargo, los usuarios aún no son conscientes de la importancia de las mismas: sólo uno de cada diez usuarios utiliza una contraseña que considera «segura».


Algunas personas no cambian nunca sus contraseñas

La compañía especializada en seguridad, S2 Grupo, ha realizado una encuesta a través de su blog Hijosdigitales.es para conocer los hábitos de los usuarios en relación a sus claves, elemento esencial para mantener la privacidad y seguridad de las diferentes cuentas y dispositivos que se utilizan. Del estudio se extrae que el 56% de las personas aseguran no cambiar nunca sus contraseñas y utilizar las mismas desde hace años. Sólo cerca del 18% las cambia mensualmente y en torno al 13% las renuevan anualmente.

Claves débiles

Junto a esto, el 77% reconocen utilizar claves «débiles» conformadas por letras, números o la combinación de ambas y sólo el 13% de los encuestados hace uso de contraseñas consideradas seguras. Además, el 42,7% de los usuarios utiliza la misma contraseña para todo y sólo el 31% dispone de una diferente para cada entorno.

Expuestos a la posible acción de un hacker

«Del resultado de esta encuesta comprobamos cómo todavía hay una tendencia muy amplia a utilizar contraseñas poco seguras, por lo que es necesario impulsar un uso responsable y protegido en entornos online», explica el socio-director de S2 Grupo, José Rosell. «Usar este tipo de claves significa quedar realmente expuestos a la posible acción de un hacker que podría acceder a nuestros dispositivos o cuentas inutilizándolos o robándonos información, por ejemplo, lo que puede ser especialmente grave en el caso de los menores de edad», añade Rosell.

Escoger una clave robusta

Para una buena gestión de contraseñas es importante escoger una clave robusta, con 8 caracteres como mínimo, con mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. Además, es importante no dejar las contraseñas guardadas en los dispositivos, utilizar claves diferentes para cada servicio utilizado y mantenerlas en secreto, entre otras recomendaciones.

Fuente: http://www.abc.es