Translate

miércoles, 15 de febrero de 2017

El "GPD Pocket" el primer PC de bosillo

El "GPD Pocket" el primer PC  de bosillo

Puede que no te acuerdes, pero hubo una época en la que las palabras “ordenador de bolsillo” estaban de moda; la idea de meter la mano en la chaqueta y sacar un mini-PC con el que trabajar y contestar correos parecía el futuro de la informática.

Ahora que tenemos smartphones capaces de hacer todo eso y mucho más, la idea se ha quedado algo anticuada; pero eso no significa que no siga teniendo potencial. El GPD Pocket es el primer dispositivo que nos hace creer eso; de hecho, es la primera vez en más de una década que el concepto realmente podría hacerse realidad como queríamos.


El ordenador de bolsillo que es algo más que un smartphone con teclado


Lo de ordenador de bolsillo es literal; el GPD Pocket es un portátil con unas medidas de apenas 180×106×18.5 mm y un peso de apenas 480 gramos. Hay que aclarar que no estamos ante un smartphone que usa una interfaz de escritorio sobre Android; es un ordenador de verdad, con teclado de verdad y un sistema operativo de escritorio.

El "GPD Pocket" el primer PC  de bosillo

En un formato ultra portátil, sus creadores han optado por un procesador Intel Atom x7-z8700; con cuatro núcleos y una velocidad base de 1.6 GHz, será suficiente para usar programas y navegar por la web. Viene acompañado de 4 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento interno.

El "GPD Pocket" el primer PC  de bosillo

Tal vez lo que más destaque a nivel de hardware sea la pantalla; tiene una resolución de “sólo” 1920 x 1200 píxeles, pero hay que tener en cuenta que es de siete pulgadas, por lo que consigue una densidad de 323 PPI. Eso debería traducirse en una imagen clara y nítida, algo necesario si vamos a trabajar mucho tiempo con una pantalla tan pequeña. Además, la pantalla cuenta con protección Gorilla Glass 3.

Los creadores del GPD Pocket prometen unas 12 horas de uso con la batería integrada; eso debería ser suficiente para que este ordenador de bolsillo nos acompañe durante toda la jornada, listo para tomar notas o para escribir un correo.


Teclado y sistema operativo de escritorio, los dos pilares


Ese es, probablemente, el verdadero motivo por el que te comprarías esto en vez de un smartphone. De hecho, el GPD Pocket nació gracias a un proyecto anterior, el GPD Win; aquel también era un ordenador de bolsillo, pero orientado a videojuegos.

El "GPD Pocket" el primer PC  de bosillo

Los creadores reconocen que las principales críticas que sufrieron con el GPD Win estaban relacionadas con el teclado; no servía para trabajar y no podía usarse durante largas sesiones. Así que los usuarios se encontraban con una consola portátil que realmente no era capaz de ejecutar los últimos juegos.

El GPD Pocket se deshace de la idea de los videojuegos, y apuesta por un teclado de teclas grandes y cómodas. Incluso tiene la clásica “seta” popularizada por los Thinkpad para controlar el cursor.

El "GPD Pocket" el primer PC  de bosillo


El otro gran detalle que hace diferente al GPD Pocket es el sistema operativo; o mejor dicho, en plural, porque podemos elegir entre Windows 10 y Ubuntu 16.04 LTS. Esta es por lo tanto una buena opción si quieres dar el salto a Linux, o simplemente quieres apoyar a un fabricante que preinstala el sistema libre en sus dispositivos.

El "GPD Pocket" el primer PC  de bosillo

Para usuarios entusiastas y avanzados o programadores, la opción de Ubuntu tiene mucho sentido; comparado con Windows 10, el rendimiento será superior y el teclado será muy útil para usar la terminal. Incluso puede ser una buena herramienta para administradores de sistema, que pueden llevar el trabajo siempre encima.

El GPD Pocket está disponible en Indiegogo, donde ya ha superado la cantidad que necesitaba para financiarse; podemos conseguir uno a partir de 399 dólares, una rebaja de 200 dólares respecto al precio final en tiendas. Si te interesa, aún tienes dos meses para aportar al proyecto.




Fuente: omicrono